Oro líquido para tu piel: aceite de Jojoba

La jojoba, conocida como Simmondsia chinensis, es una planta arbustiva originaria del desierto de Sonora (entre la frontera de México y Estados Unidos) y del desierto de Mojave (California, Arizona, Utah y Nevada en Estados Unidos). Se trata de un arbusto perenne y silvestre que llega a ser dominante en las comunidades vegetales costeras del desierto Sonorense y de la península de Baja California. La Jojoba es una planta longeva, excediendo en promedio los 100 años de vida, que puede alcanzar, bajo condiciones favorables, hasta 5 m. de altura. El fruto de la jojoba contiene una semilla de 2 a 4 cm. De la semilla se extrae la cera líquida o Aceite de Jojoba, siendo ésta la única cera líquida vegetal existente.

El Aceite de Jojoba está indicado para los problemas de la piel tanto por sequedad extrema como por desequilibrios de sebum. El Aceite de Jojoba es una cera que actúa directamente contra el envejecimiento, hidrata las pieles secas, nutre el cabello y evita la acumulación del sebum. La aplicación habitual del aceite de jojoba facilita los procesos de regeneración celular y aumenta tanto la elasticidad como la suavidad y firmeza de la piel. Además de su alto contenido en ceramidas, también está presente en el Aceite de Jojoba la vitamina E, que actúa como antioxidante y protege a la piel de los radicales libres.

El aceite de jojoba tiene muchos beneficios cosméticos

  • Contiene muchas sustancias biológicas y minerales, lo que da la piel sana y natural que brilla intensamente.
  • Ayuda a combatir las arrugas, estrías y celulitis.
  • Eficaz en condiciones problemáticas de la piel como el eccema y la psoriasis.
  • El aceite de jojoba calma la piel irritada y aumenta la producción natural de colágeno.
  • Proporciona una protección eficaz contra el sol y combate los signos de envejecimiento como las arrugas y líneas finas.

La Mascarilla de Ojos y Labios de Schaebens  reduce claramente la profundidad de las arrugas hasta un 30%, tersa las pequeñas arrugas en ojos y labios y reduce las ojeras y bolsas. Está compuesto por Jojoba, Q10m, Pantenol y Aceite Nutritivo.

Tres productos expertos e innovadores para tu piel

Luminosidad y elasticidad con los concentrados Schaebens Anti-Edad

La revolución de los tratamientos multi-dosis para usar en cualquier ocasión y lugar. Unos tratamientos que darán a tu tez ese aspecto que estabas buscando. Reparan intensamente la luminosidad y vitalidad de la piel. Q10, Aceite de semilla de uva o Ginseng y Vitamina E son algunos de los componentes que hacen que estos concentrados se conviertan en los  aliados perfectos para tu bienestar.

Concentrado Perfect-Skin

Este concentrado suaviza las arrugas e imperfecciones, retoca y equilibra el brillo de la piel, reduce los poros, tiene un efecto con maquillaje – ligero tinte. Está compuesto por ácido hialurónico & Vitamina E. ¡Para una piel radiante!

Concetrado Anti-Arrugas y Estiramiento

Este concentrado nutritivo proporciona un cuidado intensivo de la piel. Tal como han demostrado los estudios clínicos, si se usa de forma continua, reduce las arrugas con efecto inmediato, alisa y estira la piel y disminuye los signos de envejecimiento de la piel.  Está compuesta por Q10, Peptido y Aceite de semilla de UVA.

Concentrado Anti-Edad PIEL MADURA

Este concentrado eficaz estimula el proceso natural de regeneración de la piel y mejora su estructura. Tal como han demostrado los estudios clínicos, si se usa de forma continua, se reduce la profundidad de la arruga (30%) , aumenta la elasticidad de la piel (25%)  y mejora la humedad cutánea (23%). Está compuesta por Q10, Ginseng y Borraja.

Una joya de la naturaleza, manteca de karité

El Karité es un árbol que crece en las sabanas de numerosos países centroafricanos. Sus frutos son del tamaño de una nuez y una vez maduros se dejan secar y se prensan en frío para obtener la llamada manteca de Karité. En África, este árbol tiene dimensiones casi místicas y son las mujeres las únicas que pueden tocar y manipular el producto, por lo que es un comercio exclusivo de mujeres.

Conocido en Europa desde hace dos siglos, parece que había sido olvidado hasta hace poco tiempo en que la industria cosmética lo ha reencontrado. Son sus propiedades particulares sobre la piel, los que hacen de él un producto clave. La manteca de Karité ha sustituido otras grasas utilizadas en ciertas preparaciones cosméticas. En estado puro y sin mezclar con otros productos, presenta un aspecto sólido (entre mantequilla y cera) y un tacto untuoso. Al aplicarla sobre la piel, la recubre de un film invisible que la protege y evita su deshidratación. Está principalmente indicada para pieles secas y sensibles así como en irritaciones y quemaduras solares. Sus propiedades hidratantes nutritivas y antioxidantes hacen de ella un producto ideal para prevenir el envejecimiento cutáneo.

Elixir de eterna juventud

Lo que le da estas cualidades es su composición, y básicamente la materia grasa insaponificable que contiene, es decir, aquella que es resistente a todas las transformaciones. Además es rica en fitoesteroles que aceleran el crecimiento de los tejidos favoreciendo el recambio de la epidermis. Otros componentes son los ácidos grasos esenciales, que participan en la formación de las paredes celulares, lo que le garantiza sus propiedades reparadoras.

En forma bruta, tal como sale del fruto es de coloración verdosa y presenta un olor característico. La refinada, que es la que se usa normalmente, es de color blanco sin apenas olor.  La Manteca de Karité actúa como una excelente mascarilla en los peelings químicos.

El tratamiento cuello escote “efecto lifting” de IVR  al llevar como principio activo la Manteca de Karité y complejo tensor hidratante es invisible y no da a la piel un aspecto brillante. Es una crema rica y aterciopelada que alisa y extiende la piel del cuello y el escote. Sus ingredientes y su fórmula contribuyen a la reducción de la flacidez cutánea y de  la micro-rugosidad del cuello y del escote.